Componentes de una colmena:

Reina
Es hembra, con el abdomen más largo y fino. De mayor tamaño que las demás abejas. Pone unos 2000 huevos cada día.

Zángano
Es macho, con el abdomen más largo y cuadrado que las obreras y sus ojos son más gruesos y tiene un olfato muy desarrollado.

Obreras
Son hembras estériles, las vemos fuera de la colmena y sus patas poseen estructuras especiales para transportar polen.

La reina se origina de un huevo que tarda tres días en eclosionar. Al nacer buscará si hay posibles reinas en otras celdillas y en caso afirmativo las destruirá. Su único alimento será la jalea real y segrega un olor determinado que cohesiona la colmena. El vuelo nupcial se producirá entre los 7 y 10 días de su nacimiento y si no puede salir a su tiempo, sus órganos marchitarán y se volverá estéril. Vivirá unos 5 años.

El zángano se desarrolla de un huevo sin fecundar. Es alimentado por las obreras. Sus enormes ojos ocupan casi toda la cabeza para poder reconocer a la reina en vuelo y el acoplamiento se produce en pleno vuelo, a 10 metros de altura, y cuando realiza la fecundación muere ya que se desprenden los órganos reproductores unidos a su abdomen. No tienen aguijón y no defiende la colmena. Tampoco comparte el olor de la colmena (carece de glándulas de Nasanov). Viven 2 meses.

Las obreras tardan 21 días en madurar. En sus primeros días, las jóvenes segregan jalea real que alimenta a la reina.  Las obreras segregan cera, construyen el panal, recogen néctar, polen y agua, transforman el néctar en miel, limpian la colmena, atienden a la reina, alimentan a los zánganos, cuidan las larvas ayudándolas a nacer, ventilan la colmena y, en caso de necesidad, la defienden. Son capaces de comunicarse entre ellas mediante giros y con sus antenas. Viven unos 6 meses.

  • Las abejas que nacen en primavera viven unos 50 días y las que nacen en otoño, 6 meses.
  • El radio de vuelo de una abeja es de unos 3km. Vuela a unos 20km/h, pudiendo realizar 2 viajes por hora, unos 30 vuelos diarios.
  • En cada salida visita una especie floral y deposita el tipo de polen que trae en su celda correspondiente.
  • Se necesitan unos 20.000 vuelos para recolectar un kilo de néctar y cuatro de néctar para un kilo de miel.
  • Las abejas obreras van armadas de un aguijón recto como un arpón, de modo que cuando pican, queda anclado con firmeza en el cuerpo de la víctima y la abeja muere. Por contra, la abeja reina tiene un aguijón curvado y liso que puede usar una y otra vez sin poner en peligro su vida.
  • El enjambre es la salida de la colmena de una parte de las abejas, entre 10.000 y 20.000, acompañadas de una reina y de unos pocos zánganos. Este fenómeno se produce en primavera, con el período de máximo desarrollo de la colmena y se debe al instinto de perpetuación de la especie.
  • La apitoxina es el veneno de la abeja. Hipócrates ya trataba su reumatismo con esta sustancia y Carlomagno lo usó para aminorar sus fuertes dolores de gota. Hoy la apiterapia utiliza también  esta sustancia, pero siempre bajo la dirección de un médico experto.
  • Si nos pica una abeja lo primero que debemos hacer es retirar con las uñas el aguijón, de lo contrario irá penetrando e inyectando cada vez más el veneno. Después, presionar la herida con los dedos para expulsar el máximo veneno posible. Un poco de alcohol o agua fresca nos aliviará.

Cuadro-panel sobre el ciclo vital de la colonia de abejas del museo

Etapas del desarrollo de la abeja reina en su realera:

Larvas de reina flotando sobre jalea real
Larvas de reina en desarrollo en su realera
Pupa de reina en metamorfosis

Asistimos al nacimiento de una abeja obrera:

Nacimiento de una abeja reina desde su realera:

Funciones de los componentes de la colmena

Coincidiendo con el periodo máximo de desarrollo de la colmena, una nueva reina y varios zánganos, acompañados de entre 10.000 a 20.000 abejas abandonan la colmena con el propósito de fundar una nueva. Esto es lo que se llama un enjambre. La salida, que se produce en primavera, es espectacular. Se produce un zumbido especial por la salida masiva de abejas.
Luego se forma en el aire como una nube inmóvil hasta que sale la reina para “posarse” en un arbusto próximo al colmenar.

Salida del enjambre de una colmena
El enjambre forma una nube
Comienza la formación del enjambrado  en un árbol

Los lugares de enjambramiento son muy variados e insólitos en muchas ocasiones.

El enjambre se ha posado en un árbol

El enjambre  en una escalera

Enjambre en sillín de bici

Ahora toca recoger el enjambre y dependerá de la maña del apicultor y donde se haya colocado. Se debe recoger con calma y sin movimientos bruscos. Lo más apropiado es una aspiradora con una caja que coloque las abejas en su futura colmena, pero en ausencia de ello se puede acercar  un escriño o enjambrera (capacha de paja o esparto de boca ancha). Con un poco de humo conseguiremos que las abejas entren por si mismas. Si el enjambre está colgado de una rama a gran altura, se puede emplear un artilugio casero a modo de saco abierto, suspendido en el extremo de una barra. Ese recipiente se coloca debajo del enjambre y con un golpe seco sobre la rama se hace caer dentro la masa de abejas. Si están suspendidas de una rama pequeña, se la corta con una tijera y se las traslada en la misma al nuevo alojamiento.
Con frecuencia, esta operación de recogida se complica, bien porque no acaba de entrar la reina o bien porque las abejas exploradoras hayan encontrado ya otra vivienda. En el primer caso, las abejas vuelven una y otra vez donde está la reina y en el segundo, lo más seguro es que el enjambre se marche definitivamente al lugar que eligió.

Recogida “experta”de un enjambre en la rama de un árbol

Grabado antiguo que muestra la recogida de un enjambre en un árbol

Método para marcar reinas.
Para conocer la edad de las reinas se las suele marcar con un color determinado dependiendo del año en que nacieron. Para ello, se colocan sobre un trozo de goma espuma cubiertas con una pequeña red de tal forma que su torso quede libre. Colores: blanco, años terminados en 1-6; amarillo, 2-7; rojo, 3-8; verde, 4-9; y azul, 5-0.

Marcando el torso de la reina

Reina marcada con color en la colmena

El apicultor ha marcado a la reina con color y un número

Otras muchas curiosidades se presentan en la naturaleza como es el caso de las orquídeas imitando a abejas. Podemos verlo reflejado en estas fotografías recogidas en el siguiente cuadro del museo.

Cuadro del museo dedicado a orquídeas imitando abejas
©  El museo de las abejas  –  2021  –  Félix Herrero  ~ José Antonio Gómez