Las abejas...

Prehistoria

Desde principios de la Humanidad, la miel representó el único recurso de azúcar existente y la cera fue fundamental para la fabricación de utensilios, armas, sellar los recipientes de cerámica, como antiséptico y cicatrizante.
La importancia de la miel queda reflejada en esta pintura “Patrimonio Cultural de la Humanidad” localizada en Bicorp (Valencia) mostrando una escena propia de esa civilización de cazadores-recolectores de hace 6000 años.

Egipto

Para los egipcios, las abejas nacieron de las lágrimas del dios solar Ra que, al caer al suelo, se transformaron en abejas. Las abejas recibieron culto de los egipcios y simbolizaron la perfección y la inmortalidad del alma.
Las abejas tuvieron mucha importancia en el Antiguo Egipto. Así nos lo muestran los bajorelieves de una necrópolis que describen el tipo de colmena utilizada y la forma de extraer la miel. Aparecen la espiga y la abeja en obeliscos y columnas del templo de Luxor, entre otros.

Ofrenda a los dioses
Lágrimas del dios Ra convertidas en abejas
Espiga y abeja en obelisco
Espiga y abeja en templo de Luxor

Grecia

Otro de los pueblos que dedicaron más estudios a las abejas fueron los griegos. Incluso entre sus vestigios arqueológicos se han encontrado restos de vasijas de cerámica que fueron utilizadas como colmenas.

La diosa griega Artemisa, diosa griega de la naturaleza se representaba rodeada de animales, especialmente abejas.

Colmenas griegas de barro
Diosa Artemisa

Rodas
Colgante de oro representando a la “diosa” abeja.

Creta
Colgante de oro formado por dos abejas reinas.

Recordamos esta etapa de la historia antigua en el museo con un cuadro-panel:

Panel del museo dedicado a las abejas en la Prehistoria, Egipto y su presencia en la Biblia

 

Edad Media

 

Durante la Edad Media y el Renacimiento, la apicultura se concentró en los conventos y monasterios, de esa forma los monjes obtenían cera para los actos litúrgicos y miel. La escasez de azúcar que llegaba de Arabia impulsó la recolección de la miel.

El “Exultet” , llamado también pregón pascual, es uno de los más antiguos himnos de la tradición litúrgica romana de la Iglesia católica, que se utiliza en la liturgia del Sábado Santo. Existen testimonios de su existencia desde fines del siglo IV. En esa época estaban formados por hojas de pergamino cosidas y, además del texto de la Bendición del Cirio Pascual, aparecen anotaciones musicales e ilustraciones donde se ven colmenas y abejas que simbolizan la virginidad de la Virgen María y hacen referencia a la cera para la fabricación del cirio. Un panel del museo hace referencia a todo ello.

Recordamos esta etapa de la historia referida a la edad media en el museo con un primer cuadro-panel:

Primer cuadro-panel dedicado a las abejas en la Edad Media (con referencia al “Exultet”)

Un segundo panel recopila situaciones de la Edad Media que nos han llegado en ilustraciones de códices, libros y pergaminos de la época, con referencias al manuscrito francés sobre medicina o al libro de los medicamentos simples de Mateo Plateario, ambos del sigloXV.

Segundo cuadro-panel dedicado a las abejas en la Edad Media

©  El museo de las abejas  –  2021  –  Félix Castaño  ~ José Antonio Gómez